Blog

5 motivos por los que lavarse las manos debe ser un hábito

Desde la infancia se nos ha inculcado el hábito de lavarnos las manos como una práctica importante de higiene; por lo que es posible que, desde entonces, nos hayamos acostumbrado a hacerlo varias veces al día, especialmente antes de sentarnos a comer y después de pasar al sanitario.

No obstante, quizá aún no hemos considerado todos los beneficios que hay detrás de este hábito de higiene, por lo que, a continuación, mencionaremos 5 motivos por los que el lavado de manos debe ser parte de nuestra rutina, y por qué integrar una empresa de higiene es importante dentro de la estrategia de prevención de enfermedades.

1. Evita infecciones respiratorias
Lavarnos las manos de manera constante ayuda a evitar la propagación de gérmenes y bacterias, previniendo el 20% de las infecciones respiratorias. La mayoría de estas infecciones se propagan a través de la saliva que expulsamos al toser o estornudar, o al estar en contacto con superficies contaminadas como muebles, manijas de puertas, barandillas y objetos de uso común.

La transmisión del virus se produce cuando, después haber estado en contacto con zonas contaminadas, llevamos nuestras manos a la nariz o la boca; razón por la que es necesario asearnos las manos con frecuencia, especialmente si estamos en lugares públicos.

2. Previene enfermedades gastrointestinales
Algunas de las enfermedades gastrointestinales son causadas por parásitos provenientes de las heces humanas. Al no lavarnos las manos después al salir del baño, podemos provocar infecciones por una falta de higiene durante la preparación y consumo de los alimentos, o por el simple contacto de nuestras manos con nuestra boca. También es posible encontrarnos con este tipo de agentes al tocar objetos o superficies sucias.

Aunque algunos virus se mantienen activos solo durante algunas horas, existen bacterias que pueden sobrevivir hasta dos días fuera del cuerpo humano, como es el caso de la Escherichia coli y Salmonella; por lo que debemos lavarnos las manos e, incluso, aplicar productos desinfectantes antes de la elaboración de comidas, y al llegar a casa.

3. Salva vidas
Los niños menores de 5 años son los más vulnerables ante enfermedades infecciosas como la diarrea, ya que pueden morir de deshidratación. También son más susceptibles a desarrollar complicaciones respiratorias como la neumonía, razón por la que es importante enseñarles a los más pequeños la forma adecuada de lavarse las manos, así como volverlo un hábito en la familia.

4. Es más barato que enfermarse
Siempre es mejor prevenir una enfermedad que padecerla, ya que compromete la integridad física de las personas y generalmente implica un gasto fuerte para las familias. Se ha registrado que las mujeres suelen tener mejores hábitos de higiene, lavando sus manos al menos 9,5 veces al día, en comparación a los hombres. Sin embargo, es importante que el lavado de manos se haga un hábito prioritario en todos los ámbitos y en todas las personas, pues es la acción más simple, efectiva y económica para conservar la salud.

5. Mantiene un ambiente sano
Lavarnos las manos con frecuencia, mantiene más limpio y saludable el ambiente que nos rodea. Podemos evitar la propagación de virus y bacterias, y cuidar tanto nuestra salud como la de los demás. Para esto también es importante apoyaros de una empresa de higiene, sobre todo para áreas de trabajo, ya que esto permitirá tener espacios mucho más higiénicos, dado el uso recurrente de baños, comedores, áreas comunes, escaleras y oficinas.

Desarrollar el hábito de lavarnos las manos es una acción sencilla y económica que ayuda a mantener un ambiente sano en el hogar, la escuela y en el lugar de trabajo.

Por consultas no dudes en comunicarte al 📞 2401 41 41.

 

CONTACTAR A UN EXPERTO