Blog

¿Cómo lavarse las manos correctamente?

Lavar nuestras manos puede ayudar a reducir hasta un 80% la propagación de enfermedades infecciosas, puesto que es con nuestras manos con las que recogemos la mayor cantidad de gérmenes que hay en el ambiente.

El lugar de trabajo es uno de los espacios donde hay mayor número de bacterias, siendo los escritorios, teclados y mouse los más contaminados, seguidos de las tazas, las cuales tienen un mayor porcentaje de materia fecal, en relación con los inodoros.

A pesar de que este hábito nos ha sido inculcado desde la infancia, el 97% de las personas lavan sus manos de manera incorrecta, según un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Por este motivo, es importante identificar los pasos a seguir para un lavado de manos efectivo, que ayude garantizar nuestra salud y bienestar, y la de los demás.

1. Humedecer las manos y aplicar el jabón
Aun si estamos usando jabón líquido, debemos humedecer las manos antes de aplicarlo para que éste pueda cubrir mejor toda la superficie. Siempre es más higiénico contar con dispensadores de jabón, sobre todo cuando se trata de baños compartidos.

2. Cerrar la llave del agua
Si no se trata de un grifo automático que corte el flujo por sí mismo, es conveniente cerrar la llave mientras nos enjabonamos, porque así podemos lavarnos mejor y sin prisas.

3. Frotar cada parte de las manos
Empezaremos por frotar las palmas entre sí y después lavar el dorso con la palma contraria. Hay que entrelazar los dedos para lavar el espacio entre ellos, y luego limpiar las líneas de cada mano con la yema de los dedos. Finalmente haremos un círculo con los dedos índice y pulgar para lavar las muñecas.

Si bien el proceso no es difícil, el lavado debe tomar alrededor de 20 segundos, dependiendo de qué tan sucias se encuentren las manos. Entre más frecuente sea el lavado durante el día, menor será el tiempo que debemos dedicar.

4. Enjuagar bien
Enjuagaremos con abundante agua los restos de jabón, frotando enérgicamente las palmas de las manos. Si notamos que el agua sale muy sucia después de retirar el producto, podemos poner más jabón y repetir el paso anterior hasta lograr que el agua se vea cristalina.

5. Secar bien
La humedad de las manos permite atraer nuevos microorganismos fácilmente. Siempre que sea posible, usaremos un secador automático o una toalla de papel para eliminar todos los restos de agua. En espacios públicos lo mejor será utilizar toallas de papel, ya que los secadores permiten que las bacterias patógenas y no patógenas se adhieran a la manos y cuerpos de los usuarios una vez que se han lavado las manos..

6. Aplicar desinfectante
Podemos aplicar alcohol gel manos, si deseamos una higiene más completa. Pero es importante saber que esta medida es opcional y no garantiza resultados por sí solo, ya que la cantidad de alcohol que ocupa es muy poca como para eliminar los microorganismos.

7. Limpieza de uñas
Siempre que sea posible, utilizaremos un cepillo especial para limpiar las uñas, ya que es una de las zonas donde se almacenan miles de bacterias.

Realizar una correcta limpieza de manos nos ayudará a eliminar algunos microorganismos comunes, capaces de causar enfermedades respiratorias y gastrointestinales. Para esto, el uso de dispensadores de jabón será una gran alternativa en espacios de trabajo, puesto que el producto no se verá fácilmente contaminado por el uso recurrente. Asimismo, el uso de alcohol gel manos es una alternativa para complementar esta práctica de higiene, sin olvidar que no sustituye al lavado de manos.

 

Hoy tu empresa tiene una gran oportunidad, la de recibir un asesoramiento completo sobre salud y cuidado ambiental de tu local comercial, empresa, o edificio institucional. Para obtener más información sobre los servicios y soluciones que ofrecemos para mejorar las prácticas de higiene de manos, no dude en contactarnos o llamarnos al 📞 2401 41 41, y estaremos encantados de ayudarlo.

 

CONTACTAR A UN EXPERTO